lunes, 7 de marzo de 2011

Sexo humano. Somos animales extraños.

Jesús Micó. Taxonomías.

Aspectos característicos del sexo humano. Alguno de ellos aparece en otras especies. Pero todos juntos conforman la extraña sexualidad humana.

  1. La realización del acto sexual en privado.
  2. El orgasmo de la hembra. Además de en las humanas, puede que disfruten orgasmos las hembras de los géneros Papio, Macaca y Pan.
    • La mujer puede experimentar orgasmos sucesivos sin apenas separación entre uno y otro. Esto favorece la promiscuidad femenina.
    • El orgasmo promueve las relaciones sexuales.
    • Las contracciones del orgasmo succionan y contribuyen a mantener el esperma. Esta sería la razón por la cual el orgasmo masculino se produce antes que el femenino, por término medio.
  3. La realización del coito por placer o gratificación emocional. Se da también en delfines y bonobos.
    • El coito en la mayoría de las fases de la ovulación femenina e incluso durante la menstruación y no solo cuando el óvulo está listo para ser fecundando. Se da en especies cuya hembra oculta la ovulación como los monos de Brevet y los orangutanes. Para Katherine Noonan y Richard Alexander, la ovulación oculta tiene como finalidad evolutiva mantener a los machos cerca de las hembras. Cuando la ovulación se oculta, el macho tiene que emparejarse a lo largo de todo el ciclo de la mujer si quiere asegurar su descendencia. Y si la pierde de vista por un momento, puede que otro macho copule con ella. Los genitales de las mujeres no se hinchan en los días de receptividad sexual. Puede que se deba a la bipedia y la posición central de la vagina, pues una vulva hinchada y húmeda dificultaría el desplazamiento.
    • La realización del coito aunque la hembra esté preñada.
    • La realización del coito una vez que la mujer deja de ser fértil, tras la menopausia.
    1. La estimulación oral genital.
    2. La masturbación.
    3. El vínculo del varón con sus hijos y con la madre de sus hijos. Entre los mamíferos, se da también en los gibones y los perritos de las praderas. La hembra humana necesita la ayuda del varón para la crianza de los hijos debido a su larga inmadurez. La ovulación oculta pudo ser una estrategia de la hembra para conseguir este vínculo. La potenciación del orgasmo, la realización del coito cara a cara y en cualquier momento, las manos manipuladoras, etc., contribuyeron al fortalecimiento del vínculo. La oxitocina activa la amígdala medial, que estimula el sistema de la dopamina, que a su vez desencadena sensaciones de aprecio a la persona amada.
    4. La existencia de vínculos de pareja homosexuales.
    5. La menopausia. Algunos cetáceos y ciertos delfines han desarrollado algo parecido.Al parecer los cetáceos más viejos protegen y cuidan a los jóvenes. Según la hipótesis abuela la menopausia tiene un carácter adaptativo, pues la abuelas contribuyen a la supervivencia de sus propios genes, transmitidos a sus nietos.
      • La menopausia asegura que los niños nacen de madres lo suficientemente jóvenes para poder criarlos. Las abuelas realizan una mayor contribución al acervo genético propio criando a sus nietos que arriesgándose a criar hijos propios que pronto quedarían huérfanos.
      • Evita que las madres añosas compitan con sus hijas por reproducirse.
      • Reduce el riesgo de malformaciones, que aumenta con el envejecimiento.
      • La detención de la actividad ovárica reduce los niveles de estrógenos y con ello el riesgo de cáncer.
    6. La menstruación abundante, mientras que en el resto de los mamíferos suele ser inapreciable. Puede ser un mecanismo para eliminar embriones defectuosos o de aborto adaptativo, además de constituir una señal de fertilidad.

    La propia morfología humana parece abundante en rasgos distintivos orientados al estímulo de las áreas cerebrales que controlan el deseo sexual. La mayor parte, se encuentran en la parte anterior del cuerpo, pues, al contrario que en la mayoría de especies, la cópula se realiza frontalmente.

    • Poco o ningún vello, que deja traslucir los cambios en la coloración de la piel y acrecienta la sensibilidad al tacto. La hembra humana solo conserva vello abundante en la cabeza, las axilas y los genitales. El vello axilar y genital tiene como misión conservar las secreciones y el aroma personal.
    • El macho humano es el primate con el pene más largo.
      • La posición hacia abajo de la vagina de la hembra cuando está de pie o sentada provoca la pérdida del semen si se levanta tras el coito. Un pene largo permite una eyaculación próxima a las mucosidades que retienen el semen.
    • La hembra humana es la primate con los senos más voluminosos.
    • El humano es el primate con los ojos más grandes, la nariz más larga, los lóbulos auriculares más grandes, los labios más gruesos, los dientes más pequeños y la cara más expresiva. Las hembras de ojos grandes, narices pequeñas y labios gruesos resultan más atractivas. En el caso de los machos es mejor tener la barbillas y los pómulos prominentes, las mandíbulas fuertes y las narices largas.
    • El humano es uno de los mamíferos más grasos. La hembra contiene una mayor proporción que el macho. La acumulación de grasa en las nalgas femeninas, resulta atractiva.
    • El tamaño de los testículos es intermedio, si lo comparamos con el de los primates antropoideos. Ello sugiere una cierta compentencia espermática. Cuando la hembra es promiscua, la eyaculación abundante supone una ventaja.


    En el orgasmo humano se activan un gran número de regiones cerebrales:
    • Los centros de gratificación del cerebro medio, entre ellos el área tegmental ventral.
    • Gran número de áreas discretas de la corteza del lado derecho del cerebro.
    • El cerebelo, posiblemente asociado a los movimientos involuntarios que se dan durante el orgasmo.
    • En las mujeres se activa la región gris periacueductal, abundante en neuronas portadoras de endorfinas, lo que confiere un aspecto adicional al placer sexual femenino.
    • En el orgasmo, la hipófisis, controlada por el hipotálamo, libera oxitocina, que favorece la relajación postorgásmica y favorece la formación y mantenimiento del vínculo de pareja. La mujer libera oxitocina en el parto y cuando da el pecho.

    Bibliografía: José Enrique Campillo Álvarez. La cadera de Eva. 2005.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada