sábado, 9 de junio de 2012

Claude Lévi-Strauss



Lévi-Strauss no alcanzó la meta que se propuso de joven: encontrar el orden subyacente a una humanidad diversa, compuesta por culturas muy diferentes. Pero lo intentó y disfrutó en el camino; y de paso nos hizo disfrutar a sus lectores.
Para empezar, os diré que si alguna vez oís hablar de estructuralismo debéis saber que su factótum fue el difunto Claude. Esta escuela de pensamiento tiene muchos defectos, pero parte de un principio que suscribo totalmente: Entre las formas de pensar de las culturas primitivas y de las culturas occidentales, no hay grandes diferencias. Existe un pensamiento común a todos los humanos. Un pensamiento universal. Por tanto, cualquier forma de racismo, no tiene ninguna base científica. Todos los seres humanos somos iguales.
Es fácil decirlo ahora, avanzado el siglo XXI, pero Claude lo dijo en la década de los 50 y aún antes, en los años del nacismo, del colonialismo, del apartheid. Se jugó el tipo.
Una nota al margen: Lévi-Strauss fue uno de los muchos intelectuales judíos de valor universal (recuerdo ahora a Lakatos, Popper, Mauss, Durkheim, Marx, Freud, Derrida, Nagel, Boas...)
El estucturalismo, como muchas otras corrientes antropológicas, se ha inspirado en la lingüística, no en vano el lenguaje es la principal manifestación cultural. Claude bebió en las fuentes de un lingüista judío, seguidor de Saussure y exiliado en Estados Unidos como él y que ponía de relieve la importancia de las relaciones binarias (oposiciones) en los sistemas simbólicos: Jacobson. Y extrajo de estas fuentes su regla de oro: las interrelaciones entre los elementos son más importantes que los elementos mismos.
Los feministos y las feministas no deben leer lo que sigue, salvo que quieran que les dé un síncope (aprovechando que estamos en noviembre): Claude encontró en los trabajos de Malinowski y Mauss sobre el kula (un intercambio de regalos) de las Trobriand (un archipiélago de Nueva Guinea) la base para comprender el funcionamiento de los sistemas de parentesco: están diseñados para regular el intercambio de mujeres entre diferentes grupos. La razón de que las mujeres se intercambien es que ello permite constituir una alianza entre los grupos. Esta idea no era nueva. Tylor (1880) ya había escrito que las tribus salvajes han debido enfrentarse una y otra vez con la misma y simple alternativa práctica entre casarse con extrañas o matarse con extraños. Las mujeres son cosas. Eso sí, las más preciadas.
Lévi-Strauss redujo los sistemas de parentesco a dos tipos de intercambio de mujeres:
- Restringidos entre dos grupos. El mecanismo es el matrimonio entre primos cruzados. Es un poquito complejo pero aquí tenéis una buena explicación:
http://www.scn.org/rdi/kw-cros.htm
- Generalizados, o matrimonios en círculo entre tres grupos o más.
Quizá no hayáis caído en que Lévi-Strauss no habla de familia para nada. Siguiendo a los estructuralistas lingüísticos, Claude piensa que el parentesco es un lenguaje que en vez de palabras utiliza mujeres. Y aquí viene otra idea importante de Claude:
En términos de evolución humana, el lenguaje (que es una forma de pensamiento simbólico) puso en marcha todo el sistema de reciprocidad que comenzó con el intercambio de mujeres. El intercambio de palabras puso los cimientos del intercambio de cosas y el intercambio de mujeres.
La exogamia, la obligación de casarse con las mujeres de otro grupo, está lógicamente relacionada con la prohibición del incesto, de casarse con las mujeres del grupo propio. Queda asi explicado para Lévi-Strauss este universal de las sociedades humanas. La regla del incesto obliga a entregar la madre, hermana o hija a otro grupo. Exogamia-prohibición del incesto marcan para Claude el tránsito del hombre natural al hombre cultural: el tabú del incesto fue la primera regla cultural de la humanidad. Los lazos con extraños, derivados de la alianza mediante intercambio de mujeres, crearon el contexto para la cultura.

Otro rasgo en el que se fijó Claude, fue el totemismo, la relación mística de un grupo con un animal, que se consideraba una forma de religión primitiva. Claude atacó duramente las teorías hasta entonces vigentes, acusándolas de ir dirigidas hacia la construcción de un primitivo diferente al occidental. Él no veía ninguna en el totemismo ninguna relación mística, sino una forma de diferenciación social y de clasificación de las diferencias sociales: Si hay un clan del oso y un clan del jaguar, eso implica que ambos clanes son cazadores y no compiten entre sí, del mismo modo que el jaguar y el oso cazan sin rivalizar. El totemismo sería una metáfora conforme a la cual la sociedad se describe a sí misma. El animal totémico sirve para conceptualizar al cuerpo social. Cada parte del animal corresponde con una subdivisión social.

Lév-Strauss eleva en los siguientes años el nivel de abstracción. En el parentesco y el totemismo hay implícitos unos sistemas clasificatorios, unas formas de relacionarse el hombre con su entorno. Claude intentó comprender estos sistemas. Cada cultura es un agregado de sistemas clasificatorios (parentesco, política, economía, ciencia, arte, religión...) interconectados mediante correspondencias simbólicas y relaciones de transformación. Los sistemas clasificatorios poseen una capacidad virtualmente ilimitada para expandirse sin perder su coherencia interna. La realidad es continua. Los sistemas clasificatorios la transforman en elementos discretos (el color es un continuo, pero lo clasificamos en rojo, verde, negro, amarillo, blanco, etc.).

Esta forma de pensamiento natural o sauvage sigue existiendo, incluso en nuestra cultura. Es una forma de pensamiento que construye directamente a partir de la percepción sensorial, con el propósito de alcanzar una comprensión general del universo. Operando mediante analogías, los rasgos observables se interrelacionan y usan como elementos de un código (lógica concreta). En nuestra cultura, además, hay otra forma de pensamiento vinculada con la lógica abstracta. La ciencia nos proporciona una visión de la realidad y la lógica de lo concreto otra.

Lévi-Strauss describe nuestra sociedad como caliente, productora de trabajo en base al establecimiento de jerarquías sociales. La aparición de estas jerarquías está vinculada a la invención de la escritura, que para Claude es un instrumento de poder. Nuestra sociedad
consume mucha energía y produce desorden (contaminación, calentamiento global...).

Lévi-Strauss amaba las sociedades primitivas. la sociedades frías que no cambian en siglos gracias a que sus prácticas y sistemas disfrutan de una función autorreguladora (homeostasis). Los rituales y sistemas clasificatorios de estas sociedades sirven para integrar sucesos en estructuras o códigos.

En defintiva, Lévi-Strauss nos muestra un hombre dominado por estructuras fuera de su control, un sujeto sujetado.

Filme de Pierre Beuchot (2004) basado en una entrevista con Jean-José Marchand, realizada en 1972 en la casa de Claude Lévi-Strauss en el departamento francés de Côte-d’Or.
http://www.antropologiavisual.net/2012/claude-levi-strauss/
Para saber más:
http://www.ugr.es/~pwlac/G26_01Pedro_Gomez_Garcia.html
http://books.google.de/books?id=ufVJ-n60XpgC&pg=PA133&lpg=PA133&dq=levi-strauss+nazismo&source=web&ots=29TANS982u&sig=MWEx0edBHsFA6O3lW0s-B2TcgwI&hl=es&sa=X&oi=book_result&resnum=4&ct=result#v=onepage&q=&f=false

In memoriam. Documental de la UNED.



Entradas en este blog sobre Teoría de la Sociedad:

  1. Crítica de las teorías clásicas de la sociedad.
  2. Formas de diferenciación de los sistemas sociales. Una metateoría sociológica.
  3. La sociedad como sistema complejo
  4. La técnica como emergencia de la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada