domingo, 10 de junio de 2012

Iglesias altomedievales de Pisa.

En la Alta Edad Media, Pisa se convierte en una poderosa república marítima, dominando la costa Toscana y la islas de Cerdeña y Córcega,  con importantes vínculos comerciales y bases en los puertos de Oriente Medio. En 1005 los pisanos saquean Reggio Calabria y en 1017 conquistan Cerdeña con la ayuda de los genoveses, aliados por breve tiempo.

De esta prosperidad fueron consecuencia las construcciones románicas de principios del siglo XI que se conservan en Pisa.


Estas construcciones fueron las primeras en la Italia centroseptentrional en recurrir a las técnicas de cantería y tienen en común el aparejo realizado con sillares de panchina livornés, de altura y dimensiones variables en cada hilada y que no forman ángulos rectos. Se trata de una piedra caliza de color amarillento, más bien ligera y fácil de mecanizar, con apariencia áspera y muy porosa y que contiene fósiles marinos a menudo visibles a simple vista. Ha demostrado ser duradera en el tiempo, aun en exposiciones prolongadas al exterior.
Por otra parte, San Piero a Grado nos muestra unas dimensiones superiores a las de las catedrales tardoantiguas lo que prueba el notable desarrollo económico alcanzado por Pisa y la existencia de un tejido artesanal complejo y articulado.

Pisa. Iglesias románicas de principios del XI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada