viernes, 23 de marzo de 2012

Ilusión de la mano de goma.

Para conocer la posición del cuerpo y de sus partes, el cerebro integra datos:
  • de la visión
  • del tacto
  • del sistema propioceptor, formado por células sensoriales distribuidas por el interior del cuerpo, sobre todo en relación con los músculos, indicando al cerebro si están y cuánto lo están contraídos o relajados.
La ilusión de la mano de goma, fue utilizada por primera vez en investigación por Matthew Botvinick y Jonathan Cohen, de la Universidad Carnegie Mellon de Pittsburgh.



Como podemos ver en el vídeo, los voluntarios han sentido que les tocaban en su mano izquierda y han sentido que la mano de goma era su propia mano.

Lorimer Moseley y su grupo de la Universidad de Oxford han encontrado que la ilusión de la mano de goma provoca una leve bajada de la temperatura, más o menos un cuarto de grado centígrado de media, en la mano real de 11 voluntarios.

La ilusión de la mano de goma demuestra que somos animales visuales. Cuando hay una discrepancia entre el sentido de la visión, el del tacto y el sistema propioceptor, gana el sentido de la visión.

La intersección de los lóbulos parietal y temporal se encarga de construir y encajar la información que proviene de los distintos sentidos, y por ello podría estar relacionada con las experiencias extracorpóreas, tanto en individuos sanos como en enfermos. En el experimento, el cerebro intenta arreglar la incoherencia y acaba diciéndonos que nuestro cuerpo está allí donde se encuentra la imagen virtual.

http://www.muyinteresante.es/ilusiones-a-la-carta
http://blogs.elcorreo.com/labiologiaestupenda/2011/11/03/la-mano-de-goma/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada