martes, 7 de diciembre de 2010

Fijismo. El diseño inteligente. El relojero ciego.

El más elemental problema al que se enfrentan los naturalistas es cómo surgió la diversidad de formas que adopta la vida.
John Ray. La sabiduría de Dios manifestada en la obra de la creación.


A finales del XVII destacaba la obra del naturalista John Ray, quien, como los demás naturalistas de la época, utilizaba las complejas adaptaciones de los seres vivos como prueba de la existencia de un creador, de un diseño inteligente. A través de Paley (Teología Natural, 1802), este argumento se conoció como el diseño del relojero. El cosmos es un inmenso reloj y Dios el relojero.

  • El ojo de los vertebrados es en realidad una chapuza y un diseñador inteligente lo hubiera construido mucho mejor. Richard Dawkins criticó el diseño inteligente en su libro El relojero ciego (1986).






Un corolario del pensamiento fijista fue que la cronología de la Tierra se basó en la Biblia. El arzobispo Usher (1593) dató la creación del Universo en el 4004 AC. Otra consecuencia fue considerar que la naturaleza se componía de una escala jerárquica y completa de seres, en la que los humanos ocupaban el lugar principal, solo por detrás de las personas divinas, los árcángeles y los ángeles. La escala de la naturaleza o cadena del ser no hacía saltos, estaba completa y nada sobraba o faltaba en ella.
Charles Bonnet. Escalera de los seres. 1745.


La primera dificultad explicativa que tuvo que afrontar el fijismo fue el hallazgo de fósiles marinos en montañas muy alejadas del mar.
  • Esto sugería profundos cambios en la distribución de los continentes, difíciles de explicar para un planeta tan joven.
  • Además atacaba el concepto fijista de las especies pues las formas encontradas no eran iguales a las actuales lo que sugería que algunas especies se habían extinguido.
El problema se salvó de momento gracias a dos interpretaciones:
  • El demonio había depositado los fósiles para confundir a los hombres. Fueron llamados piedras del demonio.
  • Los fósiles correspondían a especies que aún no habían sido encontradas.
Por otra parte, a medida que se iban describiendo nuevas especies, la cadena del ser se iba ramificando y convirtiendo en algo parecido a un árbol. Y además, con tantas especies, ¿cómo había podido Noé construir un arca tan grande?

Ver: http://jmflseixalbo.blogspot.com/p/teoria-de-la-evolucion.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada