sábado, 1 de mayo de 2010

El lenguaje en el Homo habilis.

Foto de Wikipedia. KNM-ER 1813. 1973. Koobi Fora. 1.8-1.9 mda. Kamoya Kimeu. 510 cc, muy pequeño para habilis. Algunos creen que es un caso de dimorfismo sexual otros creen que es una especie diferente de Homo y otros que es un australopitecino. Sorprendentemente moderno, sin cresta sagital y con prominencia nasal pequeña




Datos que nos permiten inferir el desarrollo lingüístico del Homo habilis.

  1. El sistema fonador
    • Hay indicios que señalan una laringe similar a la de los otros primates actuales.La capacidad sonora debía ser muy limitada.
  2. Aumento del volumen cerebral (hasta 650 cc.) y reorganización neurológica
    • Hay un aumento de la corteza cerebral, en las áreas asociativas parietales (área de Wernicke) y occipitales, sin correspondencia con el aumento corporal, obligando a producir reestructuraciones corticales importantes. El lóbulo frontal inferior (área de Broca) aumenta en superficie y complejidad. Las àreas de Broca y de Wernicke están relacionadas con el lenguaje en los humanos modernos, lo que sugiere algún tipo de lenguaje en el habilis.
    • El hemisferio derecho es ligeramente mayor que el izquierdo y se extiende más hacia el polo frontal mientras que el izquierdo lo hace hacia el polo occipital.
    • El aumento cerebral pudo deberse a una mutación en los genes reguladores (heterocronía). El aumento cerebral produjo una mayor inmadurez neurológica en los recién nacidos, alargando el tiempo de infancia. Esto condujo a una conducta social protectora.
  3. La conducta.
    • Se admite que los procesos lingüísticos y la destreza manual tienen elementos neurológicos comunes: las áreas del neocórtex reguladoras de la articulación del lenguaje, están asociadas con el control motor de los movimientos de la mano (área de Broca). Si bien la aparición de herramientas líticas asociadas a habilis no garantiza que éstos dispusiesen de lenguaje, pero es un buen indicio. Por otra parte, es posible que el lenguaje sea una exaptación o emergencia que apareció mucho después de haber dispuesto del desarrollo neurológico necesario.
    • Se considera que la adquisición de carne de animales muertos en la sabana, por medio de lascas cortantes, y su posterior traslado al lugar de asentamiento exigieron un reparto de roles y conllevaron un aumento de la complejidad social. Esto exigiría al menos una forma elemental de comunicación lingüística.
Sobre esta base, Ángel Rivera Arrizabalaga atribuye al habilis un pensamiento arcaico (elemental o básico) de tipo no verbal o escasamente verbal, limitándose al uso de unos pocos conceptos abstractos y recuerdos, utilizando gestos y unas pocas palabras.


Bibliografía: Arqueología del lenguaje. Ángel Rivera Arrizabalaga.

Otras entradas:

  1. El lenguaje del neanderthal
  2. El lenguaje en el grado erectus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada