martes, 26 de octubre de 2010

Performance en Bogotá: Ángela María Cano.

Ángela María Cano. La Rebeca.

Ángela María Cano, de rodillas sobre la acera, en la pose de La Rebeca atrae las miradas de los transeúntes que a diario caminan por la carrera Séptima, en Bogotá

La Rebeca, es una escultura de 1926 en la carrera 13 con calle 26, actualmente en obras.

http://www.eltiempo.com/opinion/editoriales/editorial-la-rebeca-abandonada_8201982-4
Está inspirada en el personaje bíblico que daba de beber a los sedientos.






Foto de Jorge Silva, 1970

Ángela María estudia educación artística en la Universidad Distrital. La idea de despojarse de la ropa y de convertirse, por algunos minutos, en un monumento de carne y hueso nace de un trabajo de investigación. "El semestre pasado nos tocó hacer un seguimiento a un monumento público. No queríamos un prócer, así que elegimos La Rebeca", dice la joven y reconoce que fue tanto el interés que despertó la escultura, que se convirtió en su trabajo de grado, una investigación del cuerpo en el espacio público.




"Cuando uno hace cosas de estas en la calle, la gente se educa, no digo que cambiemos el mundo, pero pequeñas cosas como estas, desde el arte, generan un cambio: el de no ver el desnudo como un tabú en pleno siglo XXI"

Su compañero Elkin graba, con una foto, la reacción de la gente que transita por el lugar. Los hombres la miran con morbo, las mujeres se identifican con ella y los niños, con su inocencia, se sorprenden de verla.

La gente les da monedas. Piensan que esa es su forma de sustento. Ellos callan y aceptan; por dentro saben que es una ayuda para pagar el transporte y la pintura. Además, todo lo que la gente hace o dice es parte de la investigación.

Un muchacho gritó: "Esta es la Rebeca verdadera, de carne y hueso".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada