viernes, 9 de diciembre de 2011

Cheo Feliciano. Juan Albañil.

Cheo Feliciano. Sentimiento, tú.

Composición del Tite Curet incluida en el álbum Sentimiento, tú.


Juan Albañil es una salsa social. Su tema es la imposibilidad de disfrutar de la riqueza para aquellos que la crean con su trabajo.




(Bueno familia esto es una historia verdadera,
y viene sucediendo hace rato, y el hombre ahi.)
Juan Albañil, el edificio que levantaste,
con lo mucho que trabajaste,
esta cerrado, esta sellado,
es prohibido para ti, Juan albañil.
Como es domingo Juan Albañil por la avenida,
va de paseo mirando cuanto construyo,
hoteles, condominios, cuanto lujo,
y ahora como no es socio no puede entrar,
Juan Albañil, no puede entrar, no puede entrar.
Juan Albañil, hombre vecino,
cuanto ha soñado con la llamada igualdad,
Juan Albañil pero dile a tus hijos,
que en el cemento no hay porvenir.
Como es domingo Juan Albañil por la avenida,
pasa llorando, mirando cuanto construyo,
va lamentando la importancia insignificante,
que el que trabaja tiene después que trabajo,
el que trabaja tiene después que trabajo,
Juan Albañil, no puede entrar.
Coro:
En los andamios, sueña que sueña,
Juan Albañil, con el día de la igualdad.

Pero cuantos condominios ese hombre va construyendo,
y mañana es la misma puerta, de ahi mismo lo van huyendo,
que si, que si.
Y en los andamios de la vida, con palustres de hermandad,
fabricaremos algún día la casa de la igualdad, y digo yo.
Y en esa casa señoras y señores,
no habrá distinción jamás, gente de toditos los colores,
con Juan Albañil toditos podrán entrar.
~
(Recoge esa pala, tira mezcla, pásame ese balde,
rómpete la espalda Boricua que esto es así.)
Como es domingo Juan Albañil pasea por todita la ciudad,
y sus nenes le preguntan, Papi a ese edificio tan grande,
¿por que yo no puedo entrar?.
La rumba, la rumba y la rumba de la existencia,
la baila la humanidad, aunque le pese la conciencia,
como Juan Albañil, esta es la desigualdad.

Bendito! Obrero, valiente Juan Albañil,
oye, hombre que le mete frente al destino.
Ese es, ese es, ese es.
De siete a cuatro muchachos, media hora, a almorzar,
metiendo molledo y brazo,
 las manos bien repletas de callo, ya mas.
Juan Albañil, hoy te digo que ese día ya vendrá,
 El tiempo será testigo, lo tuyo será tuyo,
mira y de nadie mas.
(Definitivamente Juan Albañil,
Por lo menos para mí, tú eres un señor.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada