jueves, 5 de abril de 2012

El dominio del fuego.


El dominio del fuego representó una mejora importante en las estategias de subsistencia. Permitió tratar los alimentos, alargar las horas de luz, calentar y ahuyentar a los animales. Además, fue un factor de concentración de las actividades domésticas contribuyendo a la socialización y al desarrollo del lenguaje articulado. Su papel fue fundamental en la colonización europea y centroasiática.
Sin embargo, el uso sistemático del fuego en África, Asia y Europa no parece generalizarse hasta hace 0,2 Ma. Cabe preguntarse qué puede explicar un lapso tan grande entre las primeras utilizaciones esporádicas y esta generalización.

La intencionalidad en el uso del fuego es evidente cuando encontramos hogares con un perímetro delimitado por piedras o cuando se preparan en oquedades previamente excavadas en el suelo.
En Koobi Fora, un hogar, hallado al lado de herramientas líticas, fue datado en 1,6 Ma. Para Randy Bellomo, tiene un origen humano. Su función debió de relacionarse con el calor, la luz y la protección contra los depredadores.
En 1988, C. K. Brain y Andrew Sillen descubrieron en Swartkrans (Sudáfrica) fragmentos de huesos de antílope, jabalí, cebra y mandril aparentemente quemados que fueron datados en 1,4 Ma. En el mismo nivel sólo se encontraron parántropos, pero la identidad de los homíndios que usaron el fuego no está del todo clara porque en un nivel superior se han encontrado restos de Homo. Brain y Sillen consideran insuficientes los indicios disponibles para poder asignar el control del fuego a una especie u otra.
Con esa misma datación, también hay indicios de uso del fuego en Chesowanja (Kenia).
En la cueva Wonderwerk (África del Sur) see han hallado restos de huesos y plantas quemadas, datados en 1 Ma (Francesco Berna et al, 2012).

En 2011, Michael Walker presentó los resultados del estudio de los restos de cenizas y huesos calcinados y sílex moldeado por el calor de la Cueva Negra (Río Quípar, Caravaca de la Cruz, Murcia, España) datados en 0,85 Ma.

Gesher Benot Ya’aqov, en el Valle del Jordán, data de 0,79 Ma.

El yacimiento de Chu-ku-tien (o Zhoukoudian, China), datado en 0,55 Ma presenta huesos quemados y restos de lo que podrían ser hogares. Breuil y Lantier (1959) interpretaron la acumulación de calotas del yacimiento como un tipo de canibalismo ritual. Para Binford y Ho (1985) el fenómeno debe atribuirse a las hienas y a la meteorización. Las últimas investigaciones han refutado la existencia de hogares.

A partir de 0,45 Ma, las evidencias de hogares se hacen comunes en toda Europa.
Bilzingsleben (Alemania). Indicios de uso de fuego datados en 0,45 Ma.
En 1995 Hartmut Thieme excavó el yacimiento de Schöningen (sur de Alemania) hallando restos de utilización de fuego.
En Terra Amata (Niza) Henry de Lumley documentó un círculo de piedras rodendo una oquedad de 30 cm de diámetro en cuyo interior aparecieron restos de ceniza y carbón.
Menez Dregan (costa atlántica francesa) ha proporcionado diversos hogares asociados a útiles achelenses. Concentración de carbones y huesos quemados de rinoceronte rodeados por un círculo de piedras
En Beeches Pit (Este de Inglaterra) se han localizado diversos hogares con restos de huesos quemados, así como algunos sílex sometidos a 400ºC de temperatura.
En Vertesszöllos (Hungría) apareció un pequeño hogar en forma de cubeta y sobre él, huesos quemados y carbones. Ha sido datado en 0,38 Ma. Dudoso.

En la cueva de Panxian Dagong (Guizhou, China) se han recuperado restos faunísticos y líticos junto a evidencias incontestables del uso del fuego: carbones, huesos quemados y cenizas. La abundancia de restos apendiculares y craneales de animales de gran talla se debe a un transporte selectivo por parte de los homínidos (Miller-Antonio et al, 2000). Los restos líticos son de mediocre calidad y se cree que las herramientas líticas fueron sustituidas por dientes de grandes ungulados y por bambú. Este yacimiento demuestra que el erectus fue capaz de desarrollar estrategias cinegéticas complejas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada