jueves, 6 de diciembre de 2012

Alberto Durero y Jan (Mabuse) Gossaert. Adán y Eva, El canon del cuerpo humano.

Albrecht Dürer. Adán y Eva. 1507. Museo del Prado. Madrid.
En su viaje a Italia en 1494-1495, Durero comenzó a preocuparse por la representación del cuerpo humano. Su estudio del cuerpo lo llevó a Vitruvio y el canon clásico de ocho cabezas. Adán y Eva es el pretexto bíblico es necesario para mostrar unos cuerpos desnudos que podrían haber sido atribuidas a Apolo y Venus.


Abrecht Durero. Adán y Eva. 1504. Rijkmuseum. Amsterdam.
Albrecht Dürer. Adán y Eva. 1504. Morgan Library and Museum. Nueva York.

Al igual que Durero, Gossaert viajó a Italia en su juventud, y recibió allí la influencia clásica. Introdujo el desnudo en el norte de Europa. Inicialmente inspirado por Durero y sus cuerpos inocentes e inexpresivos, fue progresivamente haciendo hincapié en la culpa y la lujuria.
Mientras que en Italia los artistas representan la desnudez completa, en el centro y norte de Europa los órganos sexuales se cubren con elementos de la naturaleza; es lo que aquella sociedad podía admitir en aquel momento.

Jan (Mabuse) Gossaert. Adán y Eva . 1505-1507. Museo Tyssen-Bornemisza. Madrid.
Jan (Mabuse) Gossaert. Adán y Eva . 1525. Staatliche Museum. Berlín.
Jan (Mabuse) Gossaert. Adán y Eva . Colección Real. Castillo de Windsor.
Jan (Mabuse) Gossaert. La metamorfosis de Hermafrodito y Salmacis.
Jan (Mabuse) Gossaert. Neptuno y Anphitrite. 1516.


Jan (Mabuse) Gossaert. Hércules y Deianara. Barber Institute of Fine Arts. Birmingham.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada