lunes, 25 de julio de 2011

Agassiz y el formalismo continental.

Louis Agassiz.


Louis Agassiz (1807-1873), se instaló en Harvard (Estados Unidos), tras algunos reveses empresariales y familiares sufridos en su Europa natal.
Su Essai on Classification (1857, revisado en 1859), es el polo opuesto de Natural Theology, de Paley.

Según Agassiz, las especies encarnan ideas en la mente de Dios y las relaciones entre ellas, expresadas en la clasificación, revelan la estructura del pensamiento de Dios. Por tanto, niega que las leyes naturales hayan podido modelar los organismos.

  • La clasificación refleja un orden anatómico independiente de las condiciones externas de vida (formalismo).
    • La adaptación solo es un ajuste menor de un plan que obedece a principios formalistas.
      • Los rasgos modificados por la adaptación tienen una importancia secundaria y no afectan al plan estructural.
    • Agassiz acepta los cuatro esquemas anatómicos del sistema de Cuvier y Von Baer: radiados, moluscos, articulados y vertebrados.
      • Entornos idénticos albergan criaturas de los cuatro esquemas y por otro lado en todos los ambientes principales hay criaturas de los cuatro esquemas. La repetición de tipos similares bajo las circunstancias más diversas, prueba para él la independencia de la Mente Creativa de la influencia del mundo material.
      • La historia de la vida refleja la creación sucesiva dentro de cada uno de los tipos, mientras que los agentes físicos han sido siempre los mismos en todas partes. Por ello no puede haber conexión causal entre estos agentes físicos y los seres vivos.
  • El ajuste de la forma a la función inmediata no puede representar el principio generador del orden orgánico (negación del funcionalismo).
    • La correlación entre la función y el entorno solo refleja la producción de la forma por causas físicas.
    • Son demasiadas las constricciones impuestas por la unidad de tipo que limitan cualquier aproximación orgánica a la optimalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada